Elementor #1772

Logo Backyard Ultra Los Molinos 3 edición

Crónica de la Backyard Ultra Los Molinos 2024

Lo sabemos, llevas varios días que sigues dando vueltas a tu cabeza al recorrido de Los Molinos. 

Probablemente hayas incluso soñado con él en algún momento.

 

Probablemente te hayas sorprendido a ti mismo esbozando una sonrisa recordando algún momento especial del fin de semana.

 

Todo es normal.

 

Son tus hormonas de la felicidad las que están actuando. La dopamina, la serotonina, las endorfinas y la oxitocina, llevan un par de días campando a sus anchas por tu cuerpo.

 

No entraremos muy profundamente en explicar qué hace cada una de esas hormonas y porqué se activan. Necesitaríamos unas 39 horas para empezar a comprenderlo.

 

El ejercicio físico, pasar tiempo al sol, caminar bajo la luna, meditar, la risa, conocer gente nueva y la satisfacción de hacer lo que realmente nos gusta son disparadores de esas hormonas.

 

Os podéis ahora hacer una idea más clara de lo que os ha pasado esta semana. Si la Guardia Civil tuviera un detector de hormonas de la felicidad, habríais acabado todos presos.

 

Hay una moda ahora que se está imponiendo en las grandes carreras y es sacar los dorsales de la siguiente edición al día siguiente de la prueba.

Quieren aprovechar el efecto de todas estas hormonas a sabiendas para vender los primeros dorsales. 

 

Y funciona, vaya si funciona.

 

Tranquilo, nosotros vamos a tardar más. Creemos que es importante darte tu tiempo para analizar con tranquilidad lo que ha pasado, lo que has vivido, los dolores y placeres experimentados y que puedas tomar una decisión meditada y responsable de cara al año que viene.

 

Sí, eso te lo podemos anunciar ya. El año que viene repetiremos porque nosotros también tenemos el cuerpo llenito de hormonas de la felicidad.

 

Desde las 18:00 del viernes estábamos preparados para empezar a dar los dorsales. 

 

Elije el sitio que más te guste.

Puedes coger las colchonetas, pero por favor, no pisarlas con zapatillas (Que tire la primera piedra quien no pisara en algún momento alguna colchoneta con zapatillas).

 

Tienes una zona de carga de dispositivos en aquella esquina.

 

Los baños por ese pasillo. Puedes coger agua que es buena.

 

Con el dorsal vas a la zona acristalada y te dan la bolsa del corredor y la camiseta. ¿Te hicieron las niñas el truco de magia? Era la primera de las sorpresas.

 

A las 20: 45 dimos el último dorsal. 23 personas no acudieron.

 

El pabellón estaba lleno, pero todos los participantes disfrutasteis de vuestro propio espacio sin estrecheces. Esa era de las cosas importantes para nosotros: la comodidad de los corredores y es algo con lo que no vamos a jugar.

 

Es primordial para nosotros. Sabemos que hay carreras que están metiendo mucha más gente y que hay maneras de hacerlo, pero nuestro limite por el momento lo pone el espacio, la comodidad y nuestra capacidad para intentar que todos los participantes se sientan perfectamente atendidos.

 

Eso no es negociable.

 

En la primera vuelta tuvimos a nuestros primeros dos vencedores. Un él y una ella.

 

Desconozco o al menos no soy capaz de recordar los motivos de él, así que me quedo con los de ella. 

 

“He tenido doble turno, vengo sin dormir y estoy físicamente destrozada, pero quería estar aquí, aunque solo fuera una vuelta”.

 

Para nosotros esa actitud vale lo mismo que las 39 vueltas del ganador. Esa es la gente que queremos en nuestras carreras, gente comprometida y gente convencida. Así que desde aquí, muchas gracias por haber estado.

 

Las dos primeras vueltas sirvieron para conocer el recorrido y para disfrutar del comienzo de la noche más corta del año. Eran cerca de las 22:30 y todavía había cierta claridad.

 

La noche fue fría y fue el primero de los problemas a los que se enfrentaron los corredores. No es fácil de gestionar el frío y el sudor.

 

Para nosotros como organizadores la noche pasó también rápido. Las primeras horas son un continuo ir y venir. Fernando se acercaba al cruce más problemático para parar el tráfico mientras pasabais y yo permanecía en el pabellón preparando todo para la siguiente vuelta.

 

Este año hemos intentado poner un poco más de atención en el tema del avituallamiento. Queríamos que fuera más completo y sobre todo más variado.

 

Prepara los sandwhiches, corta la fruta, repón líquidos, frutos secos, arroz, pasta, galletas de chocolate, en cada vuelta íbamos variando la comida para que los corredores se sintieran bien atendidos.

 

Cuando menos te lo esperas empieza a clarear. Las primeras luces del alba asoman por detrás de las montañas de la sierra del Guadarrama. Al lado tenemos la Peñota con sus tres picos recortando el cielo, Siete Picos encima de Cercedilla y al fondo la bola del mundo y La Maliciosa.

 

Para mi es uno de los momentos más mágicos de todo el fin de semana. Esta vez podríamos vivirlo dos veces.

 

El goteo de bajas ha sido incesante durante la noche al igual que el goteo de sonrisas de cada uno de los participantes que vienen hasta la mesa para decirnos que terminan pero que han disfrutado cada una de las vueltas.

 

Esas “gracias” que recibimos son nuestra mejor recompensa. El cansancio, la falta de sueño y sus ojos nos aseguran que son gracias sinceras, de las que salen del corazón, imposibles de fingir.

 

Unos han conseguido sus objetivos, otros no, unos pocos lo han superado sin saber bien cómo, algunos prudentes paran porque se lo toman como parte de un entrenamiento para un objetivo posterior. 

 

Esa sonrisa al darnos las gracias, esos apretones de manos y esos abrazos son reales, tan reales como sus dolores en cuádriceps o gemelos o como las ampollas de los pies.

 

El día trae dos sorpresas que alegran la vida a todos. 

 

Una son las facturitas argentinas que ponemos para el desayuno cortesía de nuestro fisio de confianza, David.

 

La segunda son las manos del propio David que atienden principios de fascitis, gemelos sobrecargados, rótulas inflamadas por una caída, cuádriceps contracturados, caderas desplazadas, espaldas doloridas, cuellos apretados…

 

Desde aquí nuestro agradecimiento a David por el madrugón, por las facturitas, por los consejos y sobre todo por los cuidados a nuestros corredores.

 

Pocos lo sabéis, pero la carrera hubiera durado bastante menos si no hubiera atendido al asistente cuando en la vuelta doce casi no podía pisar.

 

Te mandamos unas gracias sinceras cargadas de hormonas de la felicidad.

A esas horas, un rumor empezaba a crecer entre los corredores que aún permanecían en carrera.

 

¿Lo has probado?

 

Increíble. Espero que haya más.

 

Sí, estamos hablando del gran protagonista del día que no era otro que el delicioso bizcocho de naranja de mi mujer.

 

No me lo dijisteis, pero sé que muchos corríais con más ganas pensando en que habría bizcochito rico cada vuelta.

 

Al igual que algunos corredores teníais a alguien que os ayudara, yo he tenido todo el fin de semana el apoyo de mi mujer y de mi familia, sin cuya ayuda hubiera sido imposible para mi atender la carrera de la manera que lo hemos hecho.

 

Gracias por estar, por apoyar, por aportar, por cocinar, por animar y por respaldar en cada vuelta que damos juntos en la vida.

 

Entre vuelta y vuelta llegó de nuevo la noche con cuatro protagonistas. Ibón, Toni, Javier y Damien.

 

Aquí es donde se vio la verdadera importancia de contar con alguien que te ayude en estas carreras o ir solo.

 

El aspecto deportivo es el protagonista en cualquier carrera y la nuestra no es distinta. Sin embargo, vivir esta carrera desde dentro te permite apreciar cosas que trascienden al ámbito deportivo.

 

Damien decidió parar en la vuelta 25, una más de las que tenía como mejor marca. Javier decidió parar en la 26. Nos quitamos el sombrero ante los dos que sin ningún tipo de ayuda consiguieron una cifra de vueltas al alcance de pocos, cada uno con su estilo, más extrovertido el francés y más tranquilo el de Huelva.

 

La cara de satisfacción era común a los dos.

 

No sabemos lo que se habló entre los dos últimos corredores en la oscuridad de la noche en esos caminos de Los Molinos, eso quedará entre las piedras del recorrido y el polvo que levantaban sus pies que, como las palabras, era levantado por la fresca brisa de la sierra para acabar sujeta a la cumbre de alguno de esos colosos que os han estado vigilando desde las alturas todo el fin de semana.

 

Sí puedo hablar de lo vivido entre las cuatro paredes del pabellón, de la entrega de dos mujeres (y una hija), que vuelta tras vuelta esperaban a sus compañeros para desabrocharles las zapatillas, darles de comer, darles de beber, tener ropa limpia preparada o lo que cada uno necesitara en cada momento.

 

Sé que las cifras de las Backyard son muy espectaculares, más de 200 km, treinta y tantas horas corriendo sin parar, todos esos datos llaman la atención por si solos.

 

Sin embargo, y sin querer menospreciarlos, yo me quedo con lo que se vive dentro. Esa entrega, la cantidad de horas sin dormir o durmiendo a intervalos, la fatiga mental que supone tener que estar pendiente de todo durante tanto tiempo, la paciencia y por supuesto, el amor que demuestran en cada mirada, en cada caricia, en cada masaje, me enseñan lo mismo de la capacidad humana que los 260 kilómetros en las piernas de los corredores.

 

Así que, desde aquí, nuestro homenaje y nuestra más sincera enhorabuena a Nerea y a Bibi, las dos grandes protagonistas silenciosas de la carrera.

 

Esta semana recibíamos un comentario que explica perfectamente porqué hacemos estas carreras y porqué las hacemos así.

 

Muchas gracias! Reitero mi enhorabuena por el carrerón, hacéis que muchos cumplamos sueños!

 

Sinceramente creemos que no hay nada más maravilloso en esta vida que ayudar a los demás a cumplir sus sueños porque hacerlo es cumplir con el nuestro propio.

 

Podéis estar seguros de que continuaremos haciéndolo.

 

Fernando y Marcos

VUELTASALACABEZA CREW

En vueltasalacabeza creemos en la colaboración, en construir y en ayudar a construir, en aportar y en sumar como la mejor vía para conseguir nuestros objetivos. SPORTFIT CENTER, nuestro aliado para las Backyard Ultra Tenemos claros cuales son nuestros recursos y nuestras posibilidades, pero también sabemos que, con nuestros depósitos cargados de ilusión y ganas, … Leer más

BACKYARD ULTRA LOS MOLINOS 2023

Dudo mucho que Andrés Calamaro haya tenido nunca ninguna relación activa con el mundo del deporte, así que mucho menos lo habrá tenido con nuestra modalidad.

Sin embargo, unos versos de una canción suya nos dibujan perfectamente las sensaciones que puedes tener en una prueba de este tipo:

 

Victoria y Soledad
filosofía y realidad
las ame por separado
pero juntos somos más
otra lección
que la vida me dio otra vez
éramos tres
Victoria, Soledad y yo
éramos tres
Victoria, Soledad y Andrés

 

En mis tres primeras Backyard Ultra me tocó bailar con Victoria, así que esta vez tuve que bailar con Soledad.

El día amanecía pronto para nosotros. Después de dejar a los niños en el cole y acometer nuestras obligaciones del hogar, subimos a Los Molinos a realizar la señalización de la prueba y de paso, a terminar de aprenderme el circuito con la misión de ir a la cola del pelotón las primeras vueltas para evitar que nadie se perdiera.

Mención especial en este punto al Ayuntamiento de Los Molinos que nos ha permitido, facilitado, ayudado y colaborado con todo (a excepción de una nevera que no pudimos encontrar). Cuando encuentras gente dispuesta a arremangarse para que las cosas salgan bien, tienes mucho camino recorrido.

El proceso de balizaje comenzó a un ritmo bajo mientras comentábamos el orden del día y los últimos asuntos a cerrar. El calor empieza a apretar, pero no se hace sofocante.

SOFOCANTE, esa palabra tendrá mucho protagonismo a lo largo de la carrera.

En los últimos kilómetros nos vemos obligados a caminar muy alegremente porque si no lo hacemos, no llegamos a por los niños. Gotas de sudor recorren mi frente cuando llegamos de nuevo al pabellón.

Descargamos los coches, dejamos todo visto con el responsable del Polideportivo y nos fuimos a nuestros quehaceres diarios.

Antes de salir llegamos a ver a varios corredores que ya andaban por la zona y que curiosamente serían los últimos también en marcharse.

Llego a casa, devoro unas lentejas con arroz y salgo a recoger a los niños masticando el último trocito de pan con el que siempre termino todas mis comidas. Manías.

Al volver decido echarme una siesta. Necesito descansar un poco porque la noche se plantea larga. No sé si he entrenado lo suficiente, pero el número 20 ronda mi cabeza después de las 15 del año pasado.

Me levanto de la siesta y noto que algo no anda bien. Conozco esa sensación, todos los años, justo cuando empieza el verano cojo un resfriado veraniego que da la salida oficial a mis veranos.

Intento no pensar demasiado en ello, me ducho, me preparo todo y con los niños, los míos y los de Fernando, bajo el ala protectora de mi mujer, me dirijo a Los Molinos a echar una mano con los últimos preparativos y a prepararme yo mismo.

El ambiente va creciendo, caras, piernas y risas conocidas se van entremezclando con saludos, abrazos y algunas sorpresas. Yo lo miro todo desde un rincón y un sentimiento de incredulidad me embarga. ¿Incredulidad? Sí, exactamente eso, INCREDULIDAD.

No me puedo creer que hayamos sido capaces de convencer a más de 40 personas a pasar horas y horas corriendo, haciendo el mismo recorrido, pasando toda la noche en vela (algunos más de una noche) y, además, pagando.

¿Pero en qué cabeza cabe eso?

Las hermanas Victoria y Soledad tienen la respuesta.

Victoria

Antes del último pitido que marcaba la salida de la primera vuelta, yo miraba con ojos deseosos a Victoria. Quería conquistarla, quería mirarla a los ojos y decirle que iba a ser mía.

Aclaremos en este punto que yo buscaba una Victoria personal, en ningún momento ni en el mejor de mis sueños, me planteaba o me planteo ganar esta carrera, ni ninguna otra.

Las dos primeras vueltas, siguiendo el plan trazado previamente, me coloqué al final del grupo y junto con Iago, con el que ya había coincidido en La Parra realicé las dos primeras vueltas sin sobresaltos.

Sin embargo, tenía frío. Me puse un buff a la garganta y salí a por la tercera. Normalmente en todas mis participaciones, a la tercera vuelta ya he establecido un ritmo constante para cada vuelta, andando donde creo que debo andar y corriendo donde creo que debo correr. No suele coincidir con otros ritmos de otros corredores, pero es el mío y lo sigo casi inconscientemente.

En la cuarta vuelta todavía no había cogido mi ritmo.

Antes de salir me puse un chaleco porque seguía con frío. El pañuelo a la cabeza y el chaleco parece que me vinieron bien, aunque en un descuido imperdonable me dejé el frontal encima de la silla. Sabía que no podía volver a por él si no quería ser descalificado así que decidí salir sin luz. Afortunadamente el circuito en su mayor parte estaba bien iluminado y salvo dos o tres tramos en los que intentaba juntarme con luces amigas, no tuve tampoco grandes problemas.

Al llegar de cada vuelta bebía, pero no conseguía comer nada. Sabía que algo no andaba bien. Mi deseada Victoria hacía rato que ni me miraba y cada vez la veía más lejos, aunque yo seguía mirándola.

Quería llegar a ver amanecer, la parte más espectacular de la pasada edición, y al final de ese amanecer, estaría Victoria esperándome.

Soledad

En la quinta vuelta me junté con Cristina, ya conocida de otras ediciones y con Iago. La vuelta se me hizo eterna, cada vez que doblaba una esquina y veía una referencia, me parecía que estaba lejísimos de la meta. No quería quedarme solo y me agarre a ese grupo que iba charlando animadamente mientras yo luchaba contra mis monstruos.

“Estás poco hablador”, me dijo Cristina ya en los últimos metros de esa vuelta.

“Lo sé, en realidad…no estoy”.

Esas fueron mis últimas palabras en carrera.

En el último pitido antes de salir a la siguiente vuelta, me fui al baño. No fui solo. La otra hermana, Soledad, me acompañó. Nunca me dejó solo.

Esperé en el baño a que salieran todos los corredores y solo entonces pude volver a mi sitio, derrotado, pero siempre acompañado por Soledad.

Allí terminó mi cuarta Backyard Ultra.

El resto de la carrera la tuve que seguir desde la cama, así que poco puedo aportar más de la misma porque casi todos la vivisteis mucho más tiempo que yo.

No sé cómo fue el amanecer con las siluetas de 7 picos y la Maliciosa al fondo, aunque espero que alguno me lo cuente.

No sé cómo fue el masaje recuperador de las manos de David que desde las 07:00 hasta las 11:00 estuvo aliviando músculos, tendones, articulaciones y seguramente alguna que otra pena.

Sí sé que muchos lo agradecisteis.

No pude probar el Hornazo ni los croissants que tanto me gustan de la Panadería Antón que, como el año pasado, prepararon para reanimar a más de uno.

No sé cómo fue el calor SOFOCANTE que tuvisteis que aguantar durante las horas centrales del día y que obligaban a muchos corredores a refrescarse en las aguas del rio.

No tuve que soportar esa sequedad en la boca ni esos dolores en cada músculo antes de salir en cada nueva vuelta.

No tuve que ver desaparecer las nubes previstas a media tarde cuya lluvia hubiera refrescado el ambiente y, a muchos corredores a los que ya no les quedaban ni lágrimas para llorar la lluvia.

Tampoco pude ver, ni vivir, las nuevas relaciones que se van creando con estas carreras, coincidencias, amistades comunes, historias, anécdotas y vivencias.

Y, por supuesto, tampoco pude ver a Raúl y a Ángel entrar en la segunda noche después de una travesía en el desierto en busca de la hermana de Soledad.

Al final, Raúl se llevó el gato al agua y se le pudo ver subiendo por última vez la cuesta de salida a toda velocidad reclamando a su amada Victoria.

Todo eso me perdí y todo eso aprendí.

Ya sé que esta crónica me ha salido un tanto personal y que quizás algunos estuvierais deseando aparecer por uno u otro motivo, disculpadme por ello, pero el Scattergories es nuestro y ponemos lo que queremos…más bien, ponemos lo que creemos que tenemos que poner.

Y creemos que es importante contar también estas cosas porque al final una Backyard Ultra no deja de ser una mini representación de la vida y las caídas y sus cicatrices no son más que señales de haber vivido, aunque a veces nos pasemos de intensidad.

Este año hemos sido casi el doble de participantes, pero aún así, la cercanía, la colaboración, la ayuda entre los corredores, y la humanidad de este tipo de pruebas, han sido una vez más los protagonistas.

Y eso es lo que queremos mantener en todas nuestras carreras.

Y eso es lo que queremos transmitir en cada contenido, en cada comentario y cada sonrisa.

Esa misma cercanía y la sabiduría que nos da el fracaso son lo que nos permiten hacer una crónica tan personal, tan humana y tan cercana con el único objetivo de acercaros la realidad de este tipo de pruebas.

Flaco favor nos haríamos a nosotros mismos si dijéramos que todo siempre es maravilloso.

Así que ya sabes, si has corrido ya alguna Backyard Ultra, si este fin de semana ha sido la primera o si estás pensando en probar esta locura, debes de tener claro que algunas veces tendrás que bailar con Victoria y otras tendrás que bailar con Soledad.

Pero también ten claro que, si solo lo haces con alguna de las dos, únicamente conocerás la mitad del baile y serás menos sabio.

La sonrisa de Hugo. Crónica

En un mundo bastante absurdo, hay algo que no lo es: Lo que podemos hacer por los demás. André Maltraux.

El domingo teníamos una cita muy importante para ampliar la sonrisa del pequeño Hugo. Allí acudimos, con la generosidad de amiga y la solidaridad por bandera. El día amaneció con reflejos cristalinos, tintes de ternura y con la sensibilidad a flor de piel. El olor a café y prestiños, atrajo a los paladares más exigentes. El cielo observaba, como poco a poco, la plaza del Santiago se iba tornando en color turquesa y a nombre propio; HUGO.
Rubio como los rayos del sol y con una sonrisa siempre en sus labios, nos ganó a todos con solo verlo. Su tierna sonrisa activó la maquinaria del corazón y multiplico por mil, nuestra empatía.


Única misión; ayudar a Hugo.


Único premio; ver su sonrisa.


Después de conocer al pequeño, saludar a su familia y con el sabor del gozo instalado en el brocal de los sentimientos, comenzaron los actos programados para este emotivo encuentro solidario.
Los caminos se vistieron de lirios andantes, de solidaridad y de sentimientos encontrados. A su corta edad, el pequeño Hugo lideró la marcha bajo el paraguas de la ternura y la atenta mirada de su familia.
Unos trotaron al compás del viento y otros acompasaron sus pasos a ritmo de conversación.
Los más pequeños tomaron las calles e inundaron plazas y paseos con su ilusión. Su alegría, nos reportó a la niñez perdida y el júbilo se hizo presente.
Con el paso de las horas el sol se abrió paso entre las nubes y nos calentó de lo lindo, aun así, los cuerpos mantuvieron las energías y el sonido de la música, dinamizó la adrenalina y saltamos a ritmo desenfrenado.

Fue el broche final de un día bañado en solidaridad y esperanza para el pequeño Hugo.

La sonrisa de Hugo

Hugo tiene 17 meses y cuando tenía tan solo 11 le dijeron que era un superhéroe.

Como todos los superhéroes todavía no controla sus poderes, pero él mismo ya nota que es alguien especial.

La vida de superhéroe no es nada fácil. Por la mañana, su madre le despierta de manera suave y cariñosa. Todos los padres y madres de superhéroes saben de sobra que no es bueno despertar súbitamente a uno que está dormido, nunca se sabe cómo va a reaccionar, así que mejor hacerlo de manera calmada.

Mientras toma su biberón, tranquilamente sentado en su sofá de héroe, escucha a sus padres hablando:

Lolo, recuerda coger la esterilla para la sesión de fisio de hoy que luego siempre se te olvida

Sí, sí, ya la tengo preparada. Esta tarde me toca a mí llevar al niño al balneario. Por eso está tan contento hoy, va a ver a sus amigas sirenas.

Recuerda que tienes que llevar el dinero para pagarles.

Lo sé, lo sé –

piensa Lolo que lleva días estirando el presupuesto familiar para llegar a fin de mes.

Hugo, contempla la escena mientras saborea los últimos restos de su biberón. Todavía no entiende muy bien qué dicen sus padres, pero sus superpoderes notan que  al terminar la conversación, la cara de su padre ha cambiado.

Como todavía no controla sus poderes no se da cuenta de que, según se acerca su padre a levantarle del sofá, sus labios comienzan a estirarse hasta formar una sonrisa que de nuevo cambia la cara de papá. Ese es su superpoder.

Mientras llegan a su habitación, Hugo va pensando en que le gustaría ponerse sus pantalones azules que son los más cómodos y calentitos para su clase especial de movimientos de superhéroe. Son justo los que mamá ha dejado preparados encima de la cama

¡Cómo me conoce!

Son las 9:00 y como siempre entran puntuales en la clase especial de movimientos especiales de superhéroes especiales. La instructora es muy divertida y le pone en posturas increíbles que le hacen reír mucho. Son movimientos únicos que muy pocos niños en el mundo pueden realizar.

De hecho, Hugo es unos de los casos más precoces del mundo. Hace seis meses, un señor que debería ser muy importante porque tenía una bata blanca llena de bolígrafos, les dijo a él y a sus padres que era un superhéroe con un superpoder raro que se llamaba Síndrome de San Filippo.

Él entendía perfectamente las lágrimas de sus padres cuando aquel señor importante les dijo eso: se habían emocionado porque su hijo era un superhéroe, era normal.

La instructora había terminado la sesión con un juego muy divertido con unos círculos en el suelo y Hugo ya estaba preparado para enseñar sus nuevos movimientos a sus amigos de la guarde.

Después de pasar la mañana y comer en la guarde con todos sus compañeros, su madre le recoge y lo lleva a casa a echarse una siesta.

Ser superhéroe es agotador y conviene descansar de vez en cuando. Sobre todo hoy, que tiene balneario.

La piscina caliente es su favorita y le encanta sentir como que no pesa dentro del agua. Eso y pasar por debajo de algunos chorros son los momentos que más le gustan. Pero nada comparado a cuando llegan sus amigas sirenas y se ponen a chapotear con las manos…los padres no lo saben, pero es su idioma secreto de superhéroe especial.

Son las ocho de la tarde y llegan a casa. Un baño calentito, pijama, cena y a la cama. Su padre le levanta en brazos y le acerca a mamá para que le dé un beso de buenas noches.

Después del beso, su madre hunde su cabeza en un montón de papeles que tienen sobre la mesa y da golpecitos a una maquina en la que aparecen números cada vez más grandes. Su cara cambia y se pone triste mientras mira todos esos papeles. Al levantar la vista para lanzar un último beso a su superhéroe antes de que se cierre su puerta, Hugo vuelve a hacer eso de estirar los labios y comprueba de nuevo cómo la cara de su madre vuelve a cambiar.

Ahora ya me puedo dormir tranquilo- piensa Hugo

Mis poderes siguen funcionando

Os dejamos la carta que escribió el padre de Hugo para explicarnos su caso solo para que entendáis su situación y por qué queremos intentar ayudarles en lo poco que podamos:

Hugo tiene 16 meses, a los 11 meses le diagnosticaron una enfermedad rara del depósito lisosomal, Mucopolisacaridosis Tipo III, más conocida por Síndrome de Sanfilippo III A, también llamada alzheimer infantil.

Este síndrome no tiene por el momento cura ni tratamiento efectivo. Diferentes terapias paliativas como: fisioterapia, equinoterapia, logopedia, estimulación cognitiva, terapia ocupacional o asistencia a domicilio, son lo único que tienen los que sufren este síndrome para paliar los efectos de esta enfermedad rara.

El síndrome de Sanfilippo es una enfermedad de componente genético, se diagnostica en la infancia y la esperanza de vida no supera la adolescencia en la mayoría de los casos.

Síntomas: infecciones graves en vías respiratorias, problemas de psicomotricidad, de aprendizaje, control de esfínteres, hiperactividad, trastornos del sueño y otras muchas afecciones que condicionan por completo la vida del afectado y la de su familia.

Hugo es uno de los diagnósticos más precoces del mundo

Hugo va a 7 sesiones de terapias semanales

 

 

La sonrisa de Hugo

Tras la realización de la segunda edición de la Backyard Ultra La Parra 2023 os informamos que el próximo domingo 30 de Abril a las 10:00 h se celebrará en La Parra (Badajoz) la primera carrera solidaria

LA SONRISA DE HUGO

El único objetivo es ayudar a la familia de Hugo económicamente con TODO LO QUE SE RECAUDE tanto en la carrera como por el resto de vías que os comentamos a continuación.

Lo primero, LA CARRERA:

Tres modalidades:

10:00 h. Carreras infantiles

11:00. Andarines. Carrera de 5 km andando para los que no quieran correr, pero sí quieran participar.

11:30 h. Carrera de 10 km. Para todo tipo de corredores

 

INSCRIPCIONES

Cada dorsal vale 10 €. Se puede pagar:

Por Bizum. Pon Nombre, DNI y talla de Camiseta

¿A qué números?

Fernando: 619 62 89 79

José Luis: 620 83 87 23

Si no quieres hacer un Bizum, puedes acercarte al Bar La Botica en La Parra y hacer allí tu inscripción.

DORSAL 0

La clínica FisioVital Zafra donde Hugo recibe sus sesiones de fisioterapia ha puesto un número de cuenta para todos aquellos que quieran aportar su granito de arena aunque no vayan a correr. De esta manera, todo lo recaudado servirá para pagar sus próximas sesiones.

Número de cuenta ABANCA: ES9120803608033040021859

Titular: Fisiovital

Concepto: Dorsal 0 La sonrisa de Hugo

 

Además, se realizarán varias rifas y sorteos en distintos establecimientos del pueblo con el único ánimo de recaudar todo lo posible.

Os esperamos a todos…insistimos,

A TODOS

BACKYARD ULTRA LA PARRA 2023

Backyard Ultra La Parra 2023

Esta vez, el que dio más vueltas no fue el que ganó.

Crónica de la Backyard Ultra La Parra 2023

Ya lo decía Sansón Carrasco en “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” cuando, hablando de la segunda parte del libro comentaba: 

Estamos en duda si saldrá o no, y así por esto como porque algunos dicen: Nunca segundas partes fueron buenas

En aquella ocasión el bachiller protagonista de la escena, se equivocaba de lleno y aquel libro, con todas sus partes, se convirtió en Universal. Nosotros, que procuramos ser comedidos en todo aquello que hacemos y decimos, no tenemos la pretensión de convertirnos en universales, pero sí estamos seguros de que nos esforzamos sin descanso en que las cosas salgan cada vez un poquito mejor que la anterior. Y en esta ocasión, creo que lo hemos conseguido.

Han sido muchas horas de trabajo (casi como si sumarais el total de vueltas de todos los corredores), reuniones, llamadas, correos, whatsapps, imágenes, videos, proveedores, etc. con el objetivo de que los corredores estuvieran lo más cómodos posible y, que disfrutaran de la competición sin necesidad de preocuparse por nada. 

Si lo hemos conseguido o no, os dejamos a vosotros valorarlo, pero las sonrisas de cada uno de los corredores al finalizar su prueba, nos dieron bastante pistas.

Llamadnos locos, perturbados, alienados o maniáticos, pero desde que los fenicios inventaron el dinero no se ha encontrado una forma mejor de pagar a las personas por su trabajo y este no es un caso diferente. Ya sé que somos casos dignos de estudio psiquiátrico, y quizás en un futuro los científicos estudien nuestros cerebros como un caso único de homínidos que querían ganar dinero trabajando, pero mientras, nosotros seguimos haciéndolo para conseguir ver todas esas sonrisas agotadas y verdaderas, ajenos a la sabiduría popular exhibida en una pared blanca.

Cuando faltaba un minuto para alcanzar las 08:00 de la mañana del sábado 11 de marzo, el último pitido para avisar a los corredores resonaba dentro del pabellón. Risas, nervios, comentarios y sobre todo muchas ganas de todos los que tomamos la salida (Sí, yo estaba entre vosotros).

La primera vuelta siempre sirve de reconocimiento del lugar. Cada corredor va viendo donde debe andar y donde puede correr según sus propias sensaciones. Al final cada uno sigue su propia estrategia igual de válida porque nadie conoce mejor sus defectos y sus virtudes que uno mismo.

El tiempo acompañó y solamente durante unos pocos minutos cayó una ligera lluvia que no inquietó a nadie. La temperatura perfecta y algunas nubes escondiendo de vez en cuando el sol hicieron que tuviéramos una jornada maravillosa para correr.

Y eso hicimos.

Ya habéis podido ver que Florin, el más aclamado sin duda en la sección de los bares, se proclamó vencedor de la prueba con 24 vueltas asistido por Iago que nada más comenzar la vuelta 24 decidió que ya había tenido suficiente.

La mayoría de los corredores superaron sus distancias máximas y los que la corrían por primera vez disfrutaron de este formato tan especial. No hacía falta que nadie nos lo dijera, se veía claramente en los rostros de los que terminaban cada vuelta.

Gente que lo máximo que había corrido en su vida eran 14 km, llegaron a hacer hasta 5 vueltas, 33,5 km, más cerca de la maratón que de la media maratón.

Si hubiera que dar una medalla al valor y al entusiasmo sin duda iría a parar a manos de la más veterana de la prueba que superando las seis decenas, consiguió correr 4 vueltas, cerca de 27 km.

Fuimos honestos y hace semanas que os dijimos que solo se exigían dos requisitos fundamentales para participar en este tipo de carreras: Cojones y saber sonreír. Valentina es el ejemplo que lo representa. Ella no ganará una Backyard Ultra nunca, pero nunca nadie disfrutará una Backyard Ultra como ella.

Pero como ya sabéis, esta carrera tiene un protagonista especial y único. Las gentes de La Parra

Os descubriré un pequeño secreto que nadie sabe, pero con el que todos los que dimos al menos una vuelta estaremos de acuerdo.

Lo sentimos por Florin, pero él no fue el verdadero ganador de la segunda edición de la Backyard Ultra La Parra 2023.

Sí, él fue quien más vueltas dio, pero el verdadero título de campeón, en este caso campeona, se lo llevó Cristina, una niña de 4 ó 5 años que esperaba impaciente a que todos los corredores pasaran frente a la puerta de su casa para chocar la mano con ellos y llenarles de energía.

Hablo por mí, pero creo que lo hago en nombre de todos los que participamos, llegar a ese punto era una de las referencias esperadas por cada uno de nosotros. Sabíamos que en la parte que corríamos junto a la carretera, cuando pasáramos el pequeño parque infantil que dejábamos a nuestra derecha, llegaríamos puntuales a nuestra cita con la palma de Cristina que esperaba con la mano levantada cuando todavía estabas a diez metros de distancia.

La cara de ilusión, su sonrisa y su palmada nos llenaban a todos de las fuerzas que nos faltaban para acometer la última subida a la Iglesia. Una vuelta, tras otra, tras otra, allí estaba Cristina impaciente a que pasaran todos los corredores y regalarles una palmada energética que desbordara sus reservas de energías.

Al llegar al pabellón, los corredores también recargaban sus energías con la fila de niños que se situaba en la entrada, que a más de uno nos dieron la fuerzas necesarias para continuar una vuelta más. Eso solo puede significar una cosa: la prueba está más viva que nunca.

BACKYARD ULTRA LA PARRA 2023
Florin recibiendo los ánimos de Cristina

Hay dos tipos de personas en el mundo, las que construyen, aportan, trabajan, se ilusionan e ilusionan, y miran para adelante y las que hacen pintadas. La sonrisa de Cristina dejó claro a todos y cada uno de los chocamos con ella, qué tipo de persona es ya con tan corta edad.

Ella, y el resto de niños del pueblo, son el futuro de esta carrera y haremos todo lo posible para que algún día sea ella quien corra por las calles de su pueblo mientras una niña de cinco años sale cada vuelta a la puerta de su casa para saludar a esos héroes.

Fotos gracias a Enrique Sanabria 

https://www.facebook.com/enrique.corralessanabria

El Reto. Capítulo 5. Guadalupe – Villanueva de la Serena

El cuarto día amaneció despejado. Después del ritual habitual de cada mañana nos disponíamos a realizar con optimismo la que sería la etapa más dura del viaje. Aproximadamente 100 kilómetros desde Guadalupe hasta Villanueva de la Serena. El “Taka” mi acompañante, había decidido que quería hacer la última etapa a pie por lo que había … Leer más

El Reto. Capítulo 4. Caleras y Choza – Guadalupe

Santa Olalla- Guadalupe

Crema echada, desayunado, descargado y preparado comenzábamos la tercera etapa del reto. Se presentaba un día de unos 90 kilómetros por delante en el que además de correr había que estar pendiente del dispositivo “cambio de zapatillas”. Lucía había quedado con Luis, compañero de trabajo, que a las 06:00 de la mañana fue a buscar … Leer más